Confia en Dios

Confianza en Dios

Hace algún tiempo atrás un gran terremoto sacudió una pequeña ciudad. Mientras la gente de aquella ciudad corría de acá para allá buscando dónde refugiarse, lograron percatarse de una pequeña anciana que en la puerta de su casa sonreía en calma viendo a la gente correr.

Al preguntarle si no tenía miedo contestó: “No, no tengo miedo. Muy al contrario, estaba pensando que mi suerte es grande, pues tengo a mi lado a un gran Dios quien si quiere, puede mover el mundo.”

Muchas veces en nuestra vida enfrentamos problemas tan grandes para nuestro pequeño existir, que muchas veces caemos desfallecientes sin ánimo de seguir adelante.

Nuestro corazón quebrantado por los problemas que acaecen a nuestro derredor no puede resistir más y destruidos no sabemos a quién acudir.

Nuestra fe vacilante debería ser como esta anciana, quien a pesar de los problemas, tenía su confianza puesta en Aquel quien es capaz de mover, no solo el mundo, sino el universo.

Hoy te invito a meditar en las hermosas promesas registradas en las Sagradas Escrituras y a suplicar a nuestro Dios una fe genuina que solamente él nos puede dar.

La Palabra de Dios nos dice: “Clama a mí y yo te responderé…”

El Equipo de Voz de la Esperanza Web.