El Tiempo de Dios

¿Cuántas veces en la vida diaria hemos sufrido porque sentimos que Dios no nos escucha o contesta nuestras oraciones?

Para un Dios que no tiene principio ni fin, el tiempo no es. Para nosotros, quienes todo lo queremos “ya” e “instantáneo” solemos mirar a Dios como una varita mágica que debe contestar nuestras peticiones rápidamente.

Pero hoy quiero decirte que el tiempo de Dios es perfecto. El tiempo de Dios no es nuestro tiempo.

Eso no significa que debemos dejar de orar por ese algo o alguien. Eso significa que debemos orar con mayor fervor para entender que el tiempo de Dios es perfecto.

En la Palabra de Dios encontramos historias de personas que esperaron largo tiempo para que sus oraciones fueran contestadas, mientras su fe era fortalecida, encontraron refugio en un Dios omnipotente quien tiene todas nuestras vidas en sus manos.

Es momento de confiar que Dios: “Todo lo hizo hermoso en su tiempo” Ecle. 3:11.

Dios te bendiga,

El Equipo de Voz de la Esperanza Web.

Deja un comentario